miércoles, 28 de julio de 2010

Para padres con un hijo/a con problemas

Buscas un lugar tranquilo y donde puedas estar sola/o. 

Vas a visualizar a tus hijos delante de ti, y al/los padre/s de tus hijos a tu lado. 
Percibes qué sientes en tu lugar, con actitud interior de recogimiento, esperas, miras a los ojos a tu hijo (a cada uno).Vas a recibir la información de cómo puedes ayudarlo. 

Luego te vas a ubicar en el lugar de cada uno de tus hijos para saber qué se siente ahí, hacia dónde mira, qué necesita ese hijo/a. 

Ahí hacia donde mire hay alguien que necesita ser reconocido, honrado (no es necesario saber de quien se trata). Te colocas en ese lugar y sientes también allí. Puede que también mire a alguien y haces lo mismo con cada uno. 

Luego regresas a tu lugar y honras a todos tal como son.
Dices:

-"ahora te veo, tienes un lugar en mi corazón, tu también perteneces"


Al finalizar, si lo sientes en tu corazón, puedes decir también:

-“Nosotros por nosotros y tú por ti”

Respiras profunda y concientemente. miras hacia adelante, hacia la Vida, visualizando a los lejos la Luz de la Vida, una luz lejana, infinita, poderosa; inhalas y tomas esa energía de vida, exhalas y sueltas todo lo que ya no necesitas hoy en tu vida, lo entregas a la Luz...


Y sigo entregándome a la vida como es...


Puedes repetir el ejercicio las veces que sientas que es necesario.


Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario