domingo, 25 de julio de 2010

Re conectar con la VIDA a través de re conectar con nuestro origen: la unión de nuestra MADRE y nuestro PADRE

Un hijo sólo puede sentirse bien consigo mismo si ha tomado a ambos padres. Esto significa que los tomo tal y como son, los respeto tal y como son, sin querer otra cosa o desear otra cosa. Exactamente tal como son están bien. Aquel que ha tomado a los padres de esa manera está bien consigo mismo, se siente completo y en él ambos padres están presentes con toda su fuerza.
BERT HELLINGER

Respiras conscientemente, te conectas con tu interior e invocas el Espíritu Creador.
Visualizas delante de ti a tu mamá, como a unos 2 metros aproximadamente (puedes colocar una foto o un papel con su nombre) 
Te quedas mirando a tu mamá y percibiendo qué sientes en tu cuerpo cuando te conectas con ella. Luego das un pequeño paso hacia ella y esperas para ver qué sientes en tu cuerpo.

Expresa lo que sientes, la verdad de lo sientes, sin negar ni reprimir nada. Si hubo dolor, rechazo, abandono, etc., permite experimentarlo y expresarlo tal como es en tu interior, pues se trata de conectar con la verdad de lo que sientes. 
Si hay odio, siéntelo profundamente, y luego lo dejas ir... lo sueltas, lo entregas.

Respira profundamente, como tomando energía sanadora desde un lugar más grande, y pide con humildad y fe al Espíritu Creador:

"Por favor libera las memorias de dolor, rechazo, abandono, soledad, odio, venganza, miedos, ira, celos, envidias, divisiones, enfermedades......... en mi, en mi familia... gracias.... por favor.... si...."

Luego, si puedes, continúa dando pasos pequeños hacia tu madre y le dices:

"Sí, estoy de acuerdo con lo que fue posible mamá"
"Si, estoy de acuerdo, y con aquello que fue difícil para mi, con aquello que me hirió, también he sabido qué hacer con ello, lo aproveché como una fuerza especial para mi propia vida..."

Lentamente, sigues dando pasos hasta que puedas dejarte abrazar por tu madre, apoyarte en su corazón y latir en sintonía con ella como cuando estabas en su vientre. Te quedas ahí el tiempo que necesites.

"Te libero querida mamá, de todas mis expectativas y pretensiones que van más allá de lo que se puede pedir a una mujer común y corriente... Ya recibí lo suficiente y eso alcanza... Gracias... lo que necesite, ahora yo mism@ lo conseguiré... Gracias" 

Luego lo visualizas a tu papá, y lo miras a los ojos. Te permites sentir en tu cuerpo lo que vas percibiendo, y expresas aquello que nunca expresaste. Mientras le miras, le puedes decir todo lo que sentiste de niña/o como ir recorriendo esos sentimientos de tu niña/o interior, permitiéndote sentirlos y expresarlos.

Luego, si puedes, continúa dando pasos pequeños hacia tu padre y le dices:

"Sí, estoy de acuerdo con lo que fue posible papá"
"Si, estoy de acuerdo, y con aquello que fue difícil para mi, con aquello que me hirió, también he sabido qué hacer con ello, lo aproveché como una fuerza especial para mi propia vida..."

Luego das pequeños pasos hasta poder dejarte abrazar por él. Te quedas ahí lo que necesites hasta sentir que tomas la fuerza que viene de tu padre. 

"Te libero querido papá, de todas mis expectativas y pretensiones que van más allá de lo que se puede pedir a un hombre común y corriente... Ya recibí lo suficiente y eso alcanza... Gracias... lo que necesite, ahora yo mism@ lo conseguiré... Gracias" 

Cuando sientes que es suficiente miras a tu madre y te dejas abrazar por los dos, por tu madre y por tu padre, tomando la vida que te llegó  a través de esa unión de tu madre y de tu padre. Asintiendo a su historia de amor tal cual fue. 

"Gracias por la Vida que me han dado... Si... Haré algo bueno con esta Vida... Gracias"

Cuando sientes que es suficiente, te giras y vuelves a mirar hacia adelante, hacia la vida.

Tus padres quedan detrás de ti, los dos en el mismo nivel, apoyando tu vida y dándote la fuerza vital que necesitas. 

Tus padres necesitan honra y agradecimiento, por como fueron, como son, o por todo lo que te dieron, que siempre es lo mejor de lo que saben dar… 



Y sigo entregándome a la vida como es... 

¡Tengo permiso para ser feliz!
¡Elijo ser feliz ahora!

"La clave de la sanación está en reconocernos simplemente como hijos de nuestros padres: soy hijo o soy hija, soy vida, y nuestra decisión consciente ELIJO LA VIDA, ELIJO ESTAR EN LA VIDA, sea cual sea el peso anterior. 
El pasado se sana gracias a nuestra aceptación y gratitud, no por nuestro trabajo sobre él…"  Brigitte Champetier de Ribes

Encuentras más ejercicios liberadores en la página http://iluminarnuestrosvinculos.blogspot.com.ar/p/ejercicios.html


Libros que "Iluminan Nuestros Vínculos":

No hay comentarios:

Publicar un comentario