lunes, 30 de septiembre de 2019

Liberarse de lo que nos aparta de nuestro Ser

BY MARÍA GUADALUPE BUTTERA BLOG, ILUMINAR NUESTROS VÍNCULOS

En nuestro vínculos podemos sentir que ya no es posible encontrar un camino común, que ya hemos concluido y aprendido aquello por lo cual nos encontramos, o que aquello que era tan relevante e importante dentro de la relación, ya no lo es.
Cuando esto nos sucede, es esencial recordar que el otro es un espejo de aquello que hay en nuestro interior. Pues es común caer en la trampa de creer que por «culpa» del otro, nos sentimos como nos sentimos: apagados, aburridos, molestos, con miedos.
Si bien a veces es necesario admitir y aceptar que vamos por senderos diferentes, nunca será el otro/a, culpable de nuestro malestar.
¿Qué podemos hacer con esto? conectarnos con nosotros mismos, con nuestro interior. Nuestro verdadero Ser sabe qué nos sucede y podemos elegir entregar esto que nos pasa a esa parte nuestra: «no sé qué está sucediendo, por favor, te pido la percepción correcta de esta situación…».  Y llegará la respuesta de nuestro sabio/a interior, ese Espíritu Puro conectado a la Fuente, al Creador.
El Amor nunca muere, las relaciones personales suelen cumplir su propósito.
Las relaciones suelen concluir, pero el Amor que somos nunca muere. Activar el Amor de nuestro Ser, es activar la Luz que somos. Y esto es nuestra responsabilidad.
¿Cómo activar el Amor? recordando nuestra unión con el Creador.
MÍA ES LA QUIETUD DE LA PAZ DE DIOS. 
Padre Tu paz me pertenece. ¿Qué necesidad tengo de temer que algo pueda robarme lo que Tú has dispuesto sea mío para siempre? No puedo perder los dones que Tú me has dado. Por lo tanto, la paz con la que Tú agraciaste a Tu Hijo sigue conmigo, en la quietud y en el eterno amor que Te profeso.
Cuando nuestra vida está apagada y sin creatividad, tendemos a culpar a otros de ello. Creer que el problema es el otro/a, es una trampa. El brillo del alma se activa desde nuestro interior. Afuera es el espejo del mundo interno.
El miedo aparece cuando nos olvidamos quiénes somos, cuando nos desconectamos de nuestro verdadero Ser, unido al Creador.
El miedo aparece cuando nos olvidamos que Amor es lo que somos. 
Labor personal
Elijo que hoy nada me perturbe, y si algo surge que me molesta, lo descarto repitiendo: «mía es la quietud de la paz de Dios«.

sábado, 14 de septiembre de 2019

Soltar las ideas individuales (ego) y abrirnos al Amor del Creador, UCDM

Si me olvido de mi objetivo no podré sino estar confundido e inseguro acerca de quién soy, y así, mis acciones no podrán sino ser conflictivas. Nadie puede estar al servicio de objetivos contradictorios, y servirlo bien. Tampoco puede desenvolverse sin que se abata sobre él una profunda angustia y depresión. Resolvamos hoy, por lo tanto, recordar lo que queremos realmente, para así unificar nuestros pensamientos y acciones de manera que tengan sentido y para llevar a cabo únicamente lo que Dios quiere que hagamos este día.

Padre, el perdón es el medio que Tú has elegido para nuestra salvación. No permitas que nos olvidemos hoy de que no tenemos otra voluntad que la Tuya. Y así, nuestro propósito tiene asimismo que ser el Tuyo si queremos alcanzar la paz que Tú has dispuesto para nosotros.

Una y otra vez, UCDM nos dice que el perdón es nuestra función, nuestro propósito, la razón por la que estamos aquí. 

En toda situación de conflicto, mi propósito es el perdón, no es ganar.

Cuando me olvido de mi objetivo, termino en conflicto, y del conflicto surge la angustia y depresión. 

La paz emerge naturalmente en mi cuando uno mi voluntad a la Voluntad del Creador: pienso como el Creador piensa, siento como el Creador siente, actúo como el Creador actúa. No como yo creo que "debe ser" sino como el Creador. De eso se trata el perdón desde UCDM, de elegir soltar las ideas individuales (ego) y abrirnos al Amor del Creador. 

Esta imagen la muestra muy claramente, pues el perdón que nos enseña UCDM no tiene nada que ver con el perdón del ego, tal como lo creíamos antes:

"Una vez más, a medida que avance tu día, mantén presente en tu mente la necesidad de mantener una actitud vigilante. OBSERVA CUÁN RÁPIDO TE OLVIDAS Y TE AFERRAS A LOS RESENTIMIENTOS, LA MEZQUINDAD, Y LOS PENSAMIENTOS DE ESPECIALISMO. Trata de recordar que no te harán feliz, porque tu propósito es recordar que la Voluntad de Dios para ti es perfecta felicidad (lección 101), y es la tuya también"
Del libro "Viaje a Través del Libro de Ejercicios de UCDM" por el Dr. Kenneth Wapnick. Traducción al Español por Alfonso Martinez. FRAGMENTO Lección 257. «QUE NO ME OLVIDE DE MI PROPÓSITO.»